Español | English |

Haz tu reserva
¡Precio mínimo garantizado!!

 

noches: 1

Habitaciones
______________________________

Adultos    Niños
Habitación 1    
Habitación 2    
Habitación 3    

Pazo de Galegos | Bodega y Viñedos

Somos una pequeña bodega familiar, fundada en esta histórica tierra de viñedos en 1990. Nuestro propósito es el de elaborar vinos que sean fiel reflejo de nuestra tierra. De la dedicación a nuestros viñedos, logramos vendimias sanas y en perfecto estado de madurez, para así tras ser elaborada con mimo, respeto y responsabilidad obtener vinos sinceros, de gran personalidad y carácter singular.

Situación


Situada en lo alto del valle del río Ulla a su paso por el ayuntamiento de Vedra en la provincia de A Coruña, a 15 km de Santiago de Compostela

Historia


Residencia de D. Antonio López Ferreiro (1837 – 1910), canónigo de la Catedral de Santiago de Compostela, descubridor de la tumba de Santiago Apóstol y uno de los grandes de la literatura gallega. Fue miembro fundador de la Real Academia de la Lengua Gallega, ocupó el sillón nº 15. Entre sus obras cabe destacar “A Tecedeira de Bonaval”, “O Castelo de Pambre”, “O niño de pombas” y su gran obra “La Historia de la Santa A.M. Iglesia de Santiago de Compostela, que consta de 11 tomos. En 1980 comenzamos la recuperación de los viñedos autóctonos y realizamos nuevas plantaciones. Diez años después sería inaugurada la bodega, siendo pionera en esta 5ª subzona de Rías Baixas, Ribera del Ulla.

El viñedo


Actualmente contamos con 4 has. de viñedo propio y otras tantas arrendadas a viticultores locales. Nuestros viñedos están situados a una altura media de 226 metros, orientación este – oeste, desviados ligeramente buscando la insolación de las primeras horas del día, que es cuando mayor actividad fotosintética realiza la planta. En este valle de clima Atlántico, con connotaciones “mediterráneas”, los suelos en su mayoría son franco-arenosos ideales para la vid. El sistema de conducción es espaldera o empalizada, con una distancia entre plantas de 1,20 m. y entre calles de 2,25 m. De esta forma favorecemos la competencia entre las cepas y logramos el paro vegetativo justo al inicio del envero para lograr una perfecta maduración. Los tratamientos fitosanitarios son siempre los mínimos. Gracias a nuestra propia estación climática, en colaboración con la Xunta de Galicia, el control diario de humedad en el suelo y ambiente, horas de sol, temperaturas diurnas y nocturnas, etc., establecen con precisión el momento de máximo riesgo de infección, optimizando así, el uso de productos fitosanitarios.

La bodega


Nuestra máxima es la de elaborar vinos sinceros, es decir, sin rectificaciones enológicas. Gracias al mimo y esmero con el que nos entregamos a nuestras viñas, conseguimos de ellas la mayor calidad posible. Una vez elaborada la cosecha de forma respetuosa, en nuestra pequeña bodega, nos preocupamos de que los vinos vayan evolucionando lentamente y en ningún caso acelerar el proceso. En todo caso contamos con la tecnología necesaria para elaborar y estabilizar nuestros vinos ofreciendo así un producto singular y con todas las garantías. El resultado son vinos de gran complejidad y Personalidad Propia. Elaboramos también aguardientes y licores con la misma filosofía; nuestros orujos, al no haber sufrido prensados excesivos, resultan de primera calidad, por ello nuestros destilados son finos y limpios.

La elaboración


Mediante el control del nivel de azúcar y la acidez de las uvas, establecemos la fecha de la vendimia que suele ser a finales de septiembre, principios de octubre. La uva es recolectada a mano y depositada en cajas plásticas de un máximo de 20 kg., que además tienen la base perforada para poder escurrir el mosto que se genere por rotura de las uvas en su transporte. De este modo evitamos la oxidación del mosto así como un exceso de acidez volátil. Una vez seleccionada la uva, las mejores son despalilladas y estrujadas para ser maceradas en frío, y las restantes tras ser también despalilladas y estrujadas van directamente a la prensa. La maceración es un proceso para aumentar la concentración de los aromas primarios o varietales. Tras el macerado se sangra o escurre el macerador para un depósito de acero inoxidable, donde fermentará a temperatura controlada de 16º C., en el caso del Albariño. En la fermentación no se añaden levaduras seleccionadas sino que, con la ayuda de un pie de cuba, se fermenta con las levaduras autóctonas de esta zona. Una vez acabada la fermentación, estabilizamos y clarificamos el vino para que no tenga impurezas y lo dejamos dormir en bodega por lo menos 6 meses antes de ser embotellado.




Powered by 

|   Aviso legal   |